Algo sobre Música

Mis 52 años

IMG_6471

Hoy 27 de abril de 1964, hace 52 años nací.  Escogí una familia muy peculiar para nacer.

Una madre amorosa, muy dedicada a sus hijos y muy musical. Mi papá, muy cariñoso, bastante ausente en mi niñez pero muy creativo y sociable. Le encantaba bailar.

Mi hermano mayor que sólo vivió 22 añitos fue una persona muy cariñosa y responsable.  Terminó sus días haciendo lo que le gustaba más: volar aviones.  El fue quien me hacía cantar de 10 años ante los amigos mientras me acompañaba con su guitarra.

Mi hermano menor, cariñoso y leal, de sentimientos muy buenos y…es ingeniero de sonido.  Es mi hermanito menor y siempre lo será, y participó mucho en mis comienzos como cantante, cuando le cantaba a los grandes.

Los años han pasado y empiezo a envejecer, es algo que a la mayoría que tenemos suerte nos toca.  El problema es que no es fácil hacerlo.  Empiezan a marcarse más las arrugas, a salir mucho más las canas, cada vez se ve peor, es más difícil adelgazar y el cuerpo empieza con achaques y dolores que uno no sabe cómo eliminar.

Analizando lo vivido hasta hoy creo que he llegado a mis 52 años con muchos logros.  Yo quería ser una cantante famosa de grandes, tal vez cantando baladas o balada rock.  Ahora soy famosa entre los grandes y también entre los chicos!!!! Y la verdad es que me hace más feliz cantando música infantil que canciones de amor y desamor y tantos otros temas que se cantan por ahí.  La música ha sido mi vida y me ha dado mucha felicidad y creo que tengo mucha suerte de poder vivir de lo que me gusta.

Ahora estoy tratando de concentrarme en envejecer con dignidad.  Esta sociedad en la que vivimos nos ha hecho creer que no debemos envejecer y nos han creado productos y tratamientos creyendo que así lo vamos a evitar.  A lo más podremos retrazar los signos, pero cuando se entra en ese proceso es difícil abandonarlo y terminamos con caras que parecen máscaras o nos operamos para ver mejor nuestra figura y nos llenamos de químicos en la cabeza para esconder las canas.

Yo he sido y sigo siendo rebelde, siempre hice lo que quería mientras no dañara a nadie. Ahora estoy en esa encrucijada ¿Bótox? ¿Liposucción? ¿Tinte? Quisiera aprender a gustar de mí como esté en el momento que esté.  Ahora estoy gordita, como muchas veces antes, tengo canas pero me han aumentado últimamente, las arrugas ya se me notan mucho más y los ojos se me están encapotando y es difícil ponerme sombras. ¿Qué debo hacer? ¿Lo que la sociedad manda o lo que yo quiero?

No se asombren si en una de esas me ven con el pelo blanco, botox de ninguna manera y liposucción menos!!! He estado viendo fotos de mujeres con muchas canas y se ve lindo!!!!  Y si ya no puedo adelgazar, bueno, trataré de no engordar más.  Creo que lo que debo ver es lo positivo de esta edad: la experiencia, los logros, el amor de tanta gente que me escribe y me bendice.

Nos dejamos llevar demasiado por lo que dirán los demás.  Es momento de aprender a ver más el interior que la apariencia.  Ese día cambiaremos esta sociedad que muchas veces nos lleva por caminos equivocados

music (2)

La música nos acompaña a lo largo de nuestra existencia en diferentes momentos como fiestas, reuniones, cuando trabajamos en la computadora e incluso para no sentirnos solos. Pero la música hace mucho más por nosotros de lo que podemos imaginar.

La música es algo natural en las personas. Somos seres musicales, dentro de nosotros llevamos un bombo: el corazón. Es muy difícil que a alguien no le guste y cuando eso sucede es por algún problema de audición o enfermedades como la amusia, que no permite reconocer timbres ni ritmos musicales. Ni los bebés de meses pueden evitar moverse al ritmo de una canción.

Está comprobado que la música es la actividad que más partes del cerebro activa a la vez y además afecta una porción de él que tiene que ver con el placer. Ese es el motivo por el cual disfrutamos mucho una música instrumental o una canción. Se han hecho estudios con grupos de niños entre 8 y 10 años durante un año. El resultado dio que los niños que tenían frecuentemente música en sus vidas eran bastante más felices que los que no escuchaban música en casa o en clases.

En el caso de la educación, especialmente en los años de inicial y primaria, la música juega un papel preponderante por varias razones. La primera es porque al sentir placer con ella lo que se aprende se convierte en algo divertido. Las mímicas, juegos o incluso las letras mismas de las canciones harán que aprender sea como un juego. Al hacer del aprendizaje algo placentero se irá de frente a la memoria de largo plazo que es lo que todos queremos, que lo que se enseña se recuerde siempre.

Otro punto importante es que la música es muy social, el canto en grupo une a las personas y crea una energía difícilmente comparable con cualquier otra actividad. La ventaja de cantar en grupo es que, como no predomina una sola voz, los niños que se sienten inseguros o crean que no cantan bien, lo harán porque su voz se mezclará con el resto de voces. Se recomienda que cuando en clase haya algún problema de unidad se cante mucho con los chicos.

Es muy importante tener en cuenta que las letras de las canciones se convierten en una especie de mensajes subliminales porque las escuchamos repetidas veces y nuestro subconsciente las va asimilando. Así como las nociones y conceptos que se enseñan cantando se interiorizan, igualmente los mensajes que puedan ser incorrectos o negativos también lo harán, por eso pido siempre tener mucho cuidado con las canciones que escuchan nuestros niños en casa y en clases. Los papis y mamis en sus casas suelen poner canciones sin pensar que sus hijos también las escucharán y a muchas profesoras les gusta preparar bailes para las actuaciones con reggaetones y cumbias con letras inadecuadas para niños y al ensayar tienen que repetir una y otra vez dichas canciones y los niños aunque no piensen en esos contenidos su subconsciente sí lo hace. En mis talleres para adultos pido siempre que estén atentos a este detalle.

k4674615

La música es sumamente motivadora e incuso manipuladora, se utiliza, por ejemplo, en supermercados y tiendas para que la gente se sienta bien y siga comprando. Están los himnos que crean unión. Así pues, podemos utilizarla para motivar a nuestros niños a realizar alguna acción. No será lo mismo decirles que guarden algo que cantarles una pequeña cancioncita que diga “A guardar, a guardar, todo todo en su lugar”.  Recuerdo que cuando tenía mi taller empezaba a tocar los primeros acordes de esa canción y los niñitos como con un resorte se paraban a guardar los instrumentos. La melodía que hace la voz cuando se canta tiene un efecto especial en las personas y mucho más en los niños, es muy cálida y llama su atención.

Un punto muy importante que debo resaltar de la música es que desarrolla la creatividad, tan importante para que podamos salir de problemas sin ahogarnos en un vaso de agua. Nos ayuda a desarrollar, además del izquierdo,  el hemisferio derecho de nuestro cerebro donde se procesan la creatividad, las emociones, la intuición, etc. Tenemos un sistema educativo bastante criticable que se centra en el desarrollo del lado izquierdo del cerebro haciéndonos muy metódicos, organizados y rígidos. Cuando somos grandes lo que necesitamos es resolver problemas y eso nos lo da la creatividad que nos da diferentes alternativas de salir adelante.

Existen muchas canciones infantiles que ayudan a educar a los niños, las de hábitos y valores son esenciales porque de una manera casi automática se les van grabando los mensajes que envían y que deben ser siempre positivos. Personalmente me he preocupado mucho en que las canciones que interpreto y compongo tengan siempre un contenido adecuado para los niños pequeños.

La ventaja de la música, ahora que está tan de moda el desarrollo de las inteligencias múltiples, es que, dependiendo del contenido de las letras y de cómo se la trabaje, puede ayudarnos a desarrollar todas las inteligencias. Recordemos siempre que con la música los niños socializan, mejoran su orientación espacial y temporal, se vuelven más creativos y espontáneos. Fortalece la confianza en uno mismo, la atención y concentración, la adquisición del esquema corporal. En definitiva, la capacidad de aprendizaje.

Y por último, pediría a los padres y profesoras de inicial y primaria que no se olviden de la música clásica. Esta música está muy bien elaborada, con los instrumentos perfectamente afinados y tiene muchos matices, partes rápidas seguidas de otras lentas o fuertes seguidas de muy suaves.  Esta música permite al niño estar en contacto con una gran diversidad de estilos y formas que despiertan en él vivencias y sensaciones particulares. Muchas veces somos los adultos los que no gustamos de ese tipo de música y privamos a los pequeños de escucharla. Hagamos un esfuerzo y permitamos que los niños aprendan a apreciarla y eso se logra escuchándola y conociéndola.

Así que papis, mamis y profesoras, a preocuparse más por darle a los niños una buena calidad de música y tenerla presente durante todo el día. Estoy segura que cada vez se harán más descubrimientos del poder de la música en los seres humanos.

Hay, sin lugar a dudas, similitudes entre la música y las matemáticas, para empezar, ambas son abstractas, hay que tener cierto grado de conocimiento para poder leer una partitura así como para poder seguir la demostración de un teorema, ambas tienen notaciones particulares, en la música para indicarnos tiempos, ritmos o altura de sonidos, y en las matemáticas en numeraciones tan sofisticadas como la arábiga y notaciones que dan estructura y sentido a los conceptos. Las matemáticas estudia los números, sus patrones y formas y éstos elementos son inseparables de la ciencia, la composición y la ejecución de la música, además, el mundo actual no podría concebirse sin ellas.

Cuando una persona estudia música desde pequeño, está científicamente demostrado que tendrá más habilidades para entender y desarrollar las matemáticas. Al trabajar con pentagramas tenemos que decodificar símbolos que tienen una equivalencia a la hora de tocarlos o interpretarlos. Para explicarlo más claro, podría decir que la duración del sonido de la redonda (nota musical) equivale a 4, la blanca equivale a 2, la negra a 1, la corchea a medio y así sucesivamente. Aquí ya estamos trabajando con divisiones. Al inicio del pentagrama siempre se coloca el ritmo en el que se deberá tocar la pieza musical, el símbolo que se utiliza es un quebrado. Por ejemplo: ¾ nos indica que la canción o tema instrumental tiene ritmo de vals, el 4/4 nos indica que puede ser una balada (o un bolero) y la partitura se trabajará en compases de 3 o 4 negras respectivamente. Hay compases de 6/8 como el del festejo que permite dividir aún más las notas para completar los compases. Todo esto para explicar que será necesario sumar, restar y dividir al hacer música, lo que nos lleva a trabajar con aritmética. Podríamos decir que con la música entrenamos a nuestra mente para trabajar con números.

En las clases de introducción a la música los niños aprenden a reconocer figuras musicales (notas) prácticamente sin darse cuenta. Leen las blancas, negras y corcheas y lo aplican tocando tambores, panderetas o simplemente aplaudiendo para que sientan con su cuerpo la secuencia de dichas figuras o notas.

Este es un motivo más (entre tantos otros) por el cual es importante que se implementen cursos de música en nidos y colegios desde los primeros años de educación.

Miss Rosi

Nube de etiquetas